Si no has visitado Capri al menos una vez en la vida, ¡no esperes más!

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Capri
Pexels.com

Traducción: Irina T.

Debes visitar Capri al menos una vez en la vida. Basta con ver unas cuantas fotos para entender por qué vale la pena dar un paseo en barco y probar una copa de limoncello en esta pintoresca isla. La belleza, tanto natural como arquitectónica, no falta ni en el mar ni en el continente. Veamos brevemente por qué Capri, a pesar de que Italia está llena de destinos turísticos perfectos, debería estar en el primer lugar… ¡o si no, al menos entre los tres primeros!

Capri, mejor dicho, una pintura que representa el paraíso más que una isla, se encuentra en el Golfo de Nápoles. Cualquier estación del año es buena para visitarla, ya que el invierno es suave, mientras que el verano es cálido. Entre las otras islas de Italia, Capri ocupa el 21 lugar en tamaño, dado que el monte Solaro tiene 589 m de altura. Las cuevas, el mar más azul que el cielo, los acantilados asombrosos e imponentes, la historia y las supersticiones, la comida, el sol: todo lo que puedas desear se encuentra aquí!

Debido a la topografía, el acceso a  algunas zonas de la isla es difícil. Sin embargo, los acantilados, las costas abruptas, pero también su relieve propiciaron la supervivencia y la evolución de especies animales y plantas que sólo se pueden encontrar aquí.

¿Conocías el origen del nombre Capri? 

El parecido entre las palabras “Capri” y “cabra” no es una coincidencia. Era realmente conocida como la isla de las cabras. Los isleños la llamaron así porque, en el pasado, había muchos cabritos aquí. Incluso ahora, explorando el continente, podemos verlos pastando en las costas del monte Solaro.

Si aún no lo has hecho, ¿sabes qué visitar en Capri?

En mi opinión, los tres objetivos de la isla que no voy a olvidar jamás y que recomiendo calurosamente son: la Cueva Azul, Los Faraglioni (los Acantilados) y la Plazoleta, o el centro de la isla.

¿Hay un lugar más hermoso que Capri? ¡No lo se! Pero ¿qué opinas de Positano? ¡Aquí tienes un artículo perfecto que te convencerá de visitar Italia de nuevo!

Lo cierto es que una isla como Capri ciertamente no puede dejar de estar envuelta en varias historias y mitos. ¡Recordemos algunos de ellos! Se dice que los tres acantilados son las tres sirenas que Odiseo ignoró durante su paso, o que el azul de una cueva llamada Oscura recibió su nombre porque en 1808 un derrumbe mató a tres jóvenes y desde entonces nadie ha vuelto a entrar. Más allá de las historias, hoy podemos ver a varios famosos que disfrutan de las playas y del mar de esta isla y, como apasionada del turismo y de los viajes, ¡te garantizo que el lugar ofrece un ambiente inigualable!

I. La Cueva Azul

La Cueva Azul se llama así por el increíble color azul que se revela en su interior. El acceso sólo es posible en barco, a través de un estrecho túnel, pero el azul que descubrirás te va a encantar. Especialmente cuando hace sol, el color adquiere una tonalidad única, incomparable con otros colores. La principal atracción  de la isla, esta cueva, tiene 25 m de ancho y 60 m de largo, mientras que la entrada de un metro de altura sólo permite el acceso a los visitantes si están tumbados en el bote. Vale la pena optar por esta vía, pero también puedes optar por ir a Anacapri y seguir el camino que lleva a esta cueva.

II. Faraglioni (Farallones – los acantilados)

El símbolo de la isla de Capri son los tres acantilados, situados en medio del mar. El nombre Faraglioniproviene del griego Phares (faro), y las rocas se llaman así porque aquí se encendían grandes hogueras para señalar la ruta de los navegantes. Cada roca tiene un nombre: Saetta (relámpago), Stella (estrella) y Socopolo, que alberga a un pequeño habitante, el orgullo de las islas, el lagarto azul, que parece estar pintado con los colores del mar.

III. La plazuela

Frecuentado tanto por celebridades como por turistas e intelectuales, este centro está lleno de tiendas y restaurantes caros, pero muy elegantes. El nombre es en realidad Piazza Umberto I. Puedes tomar un café y disfrutar de la dolce vita, admirando la vista desde la terraza que da al mar. Ahora comienza la exploración de la isla Capri en el verdadero sentido de la palabra. Detente un momento, con certeza, pero no puedes olvidar que, aunque la isla sea bastante pequeña, tienes que verlo todo, desde el amanecer hasta el atardecer, para entender todo sobre Capri.

Antes de comenzar a explorar, no olvides besar a la persona con la que viajas al pasar por debajo de uno de los tres acantilados para tener suerte y, quién sabe, ¡volver a Capri!

Puedes leer el artículo también en rumano, italiano, portugués, francés.

Fuentes:

 367 total views,  1 views today

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.