Botoşani – la cuna de los 4 genios de Rumanía

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Botoșani, Botoșani
Stânga: Casa memorială „Nicolae Iorga”; dreapta: lacul Ipotești @ arhiva personală Manuela Hlușcu / A gauche : Maison commémorative "Nicolae Iorga" ; à droite : lac Ipotești @ archives personnelles de Manuela Hlușcu

Traducción: Sabina-Aurora Nicolae

Botoșani, el distrito en el que nacieron y vivieron parte de sus vidas cuatro de los mayores genios de Rumanía: Mihai Eminescu, Nicolae Iorga, George Enescu y Ștefan Luchian. Las casas memoriales ocultan destellos de sus vidas y están preparadas para llevar a los visitantes a un recorrido cargado de historia y cultura.

 

1. La Casa Memorial de Ipotești, la cuna de Eminescu

Ipoteşti, la aldea del distrito de Botoşani en la que nació y creció Mihai Eminescu, alberga hoy en día la Casa Memorial “Mihai Eminescu”. Según eminescuipotesti.ro, el Memorial Ipoteşti fue fundado en el año 1992, con la meta de enfocar en la investigación y fomento de la biografía y obra de Mihai Eminescu.

Los tres objetivos museológicos existentes hasta entonces eran: la Casa Familiar, la Iglesia de la familia Eminovici y la Nueva Iglesia, a los que se adjuntaron, entre 1992-2000, otros objetivos de interés, por ejemplo, el Museo Mihai Eminescu, la Biblioteca Nacional de Poesía y la Casa campesina de época. A sólo 4 km del edificio de homenaje, los que siguen los pasos del poeta pueden hallar la fuente de inspiración y oasis de paz que han dado paso a  la creación de Eminescu: el lago con nenúfares, situado en el Bosque Baisa.

El lago azul de los bosques

Con amarillos nenúfares; 

Temblando en circulos blancos

Una barca baja y sube. 

Paso yo por las orillas, 

Oigo, parece, y espero 

Que ella surja de los juncos 

Y dulce venga a mi pecho;

Saltar al pequeño bote, 

Junto al agua susurrante, 

Que se me escape el timón 

Los remos que se me escapen. 

Flotar henchidos de encanto 

Bajo la luz de la luna, 

Murmure el viento en los juncos, 

Y suene el agua que ondula. 

Mas no viene… Solitario 

En vano sufro y suspiro

Junto al lago azul colmado 

De nenúfares floridos. El Lago, de Mihai Eminescu

La casa, que data del siglo XIX, consta de tres cuartos. Un dormitorio pertenece a Raluca Eminovici, la madre del poeta, y a sus hermanas, un salón pertenece a Gheorghe Eminovici, el padre, y una habitación es dedicada a todos los miembros de la familia. La familia vivió aquí hasta 1878, y tras la muerte de Gheorghe Eminovici la casa dejó de estar habitada, llegando incluso a estar al borde de la ruina.  En el mismo estado deplorable estaba también la iglesia de madera adquirida por la madre del poeta.

A voluntad de María Papadopol, la dueña de la finca Ipoteşti, la casa fue reconstruida e iba a albergar un museo nacional con el nombre de “Mihai Eminescu”. La petición de la patrona se hizo realidad en  1934. La casa fue reconstruida en el mismo lugar y se convirtió en museo en el año 1940, pero posteriormente fue derribada por no corresponder al plano de la casa original. En el año 1979, una nueva casa fue elevada, en conformidad con unos documentos originales.

 

2. La Casa Memorial “Nicolae Iorga”, dedicada al gran histórico

El único hogar habitado por la familia Iorga que se mantuvo desde el siglo XIX, la Casa Memorial “Nicolae Iorga” es un lugar lleno  de historia y objetos patrimoniales  relacionados con  la vida del gran histórico. La familia Iorga vivió como inquilina entre los años 1876 y 1880. Ubicada justo en la ciudad de Botoşani en la calle Nicolae Iorga núm. 14, la Casa memorial alberga numerosas posesiones de Nicolae Iorga como fotografías con él y su familia, diplomas, libros en primera edición, pero también periódicos y revistas.

Mi padre pertenecía a una generación de comerciantes rumanos más tarde llegando a ser boyardos, de Botoșani, y mi madre es la hija de la escritora rumana Elena Drăghici, sobrina nieta del cronista Manolachi Drăghici y nieta de Iordachi Drăghici, gran funcionario de Moldavia. – la declaración de Nicolae Iorga en cuanto a sus orígenes (Dumitru Hîncu, „Scrisori de la N. Iorga, E. Lovinescu, G. M. Zamfirescu, B. Fundoianu, Camil Baltazar, Petru Comarnescu”, en România Literară).

La casa es reconstituida según la arquitectura popular y consta de  cuatro habitaciones , dos de las cuales en el lado derecho que pertenecen a la propietaria, señora Marghioala, y las otras dos en el lado izquierdo, en concreto el comedor y la habitación de los niños. En las habitaciones  que pertenecían a la anfitriona se encuentran el archivo y una biblioteca. También hay objetos de época, originales, por ejemplo, la porcelana de Bohemia de los padres y ciertos objetos de mobiliario, que fueron donados por los descendientes o especialmente para ajustarse a la época reconstruida.

3. La Casa Memorial “George Enescu”, recuerdo de la infancia de Jurjac

Fundada como museo en el año 1957 y ubicada en Liveni, a 15 km de Dorohoi, en el distrito de Botoşani, la Casa memorial George Enescu alberga varios objetos que cuentan parte  de la historia del más grande  compositor de Rumanía. Se abre una ventana a la infancia  del artista a través de objetos como el violín de juguete, el estuche de colores para dibujar o sus dibujos.

Originalmente, la casa fue comprada por Costache Enescu, el padre del artista, en 1910. En su interior aún se puede visitar la habitación en la que el músico George Enescu solía trabajar y en la cual escribió El Cuarteto de cuerdas, ob. 30, Sinfonía tercera. La casa se convirtió  en museo dos años tras la muerte de George Enescu, por iniciativa de un grupo de intelectuales dirigidos por el profesor de dibujo Constantin Radinschi. El museo alberga unos 1200 objetos originales, como: ropa, fotografías, fotocopias, partituras, a los que se añade una sala de música destinada a los recitales y conciertos en memoria del músico.

Nací de padres rumanos en Liveni, el distrito de Dorohoi, en el corazón de Moldavia… vivía en una casa pequeña con porche de madera pintada, donde se secaban las cuerdas de cebolla bajo el sol. Aún veo a los campesinos en sus camisas blancas, con chalecos azules, cantando en el atardecer… Este es de verdad mi país, y  su imagen la llevo conmigo – la confesión de George Enescu en una de sus memorias.

 

4. Siguiendo los pasos del poeta plástico de las flores, Ștefan Luchian

Ștefan Luchian, apodado el poeta plástico de las flores, nació en Ștefănești, el distrito de Botoșani. Sin embargo, en la ciudad natal del artista plástico no hay ningún museo. Una especie  de casa memorial funcionó, desafortunadamente, sólo hasta el año 2007, cuando se cerró debido al estado de deterioro avanzado en el que se encontraba.

Hubo ideas e iniciativas para fundar un museo dedicado a Ștefan Luchian, pero esos proyectos no llegaron a ponerse en práctica. No obstante, los turistas pueden visitar la Casa Ciomac-Cantemir, que acoge hoy en día la Casa museológica “Ștefan Luchian”, administrada por la Fundación Ștefan Luchian.

 

Fuentes:

 

 313 total views,  1 views today

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.